//
estas leyendo...
españa, política

Suárez: Un Hombre de Estado

Hace veinticinco años decidí afiliarme al CDS, el partido fundado por Adolfo Suárez tras su abandono de la Presidencia del Gobierno. Lo hice, como imagino tantos otros, llevado por la admiración personal y política hacia la carismática figura del Presidente y también por afinidad con los principios y valores programáticos que Suárez había definido en su nueva formación política; los valores del centro.

No creo que haya muchas cosas que yo pueda decir de la figura de Adolfo Suárez que no se hayan dicho ya en estos días. Su carisma como piloto de la transición democrática ha sido reconocido con una extraña –por poco frecuente en nuestro país- unanimidad de los representantes de todos los grupos políticos.

Adolfo Suárez fue, con mayúsculas, un Hombre de Estado. Una rara cualidad sólo al alcance de unos pocos hombres y mujeres, que deciden renunciar a planteamientos políticos maximalistas en beneficio del consenso, sabiendo que es enormemente más positivo un amplio acuerdo con renuncias personales, que una imposición en desacuerdo, aunque ésta sea posible desde la pura aritmética parlamentaria.

En una desafortunada frase de quien, por otro lado, fuera una gran Primera Ministra británica, se afirmó que “el consenso parece ser el proceso de abandonar todas las creencias, principios, valores y políticas”. Lejos de eso, Adolfo Suárez entendió, como entiendo yo, como entienden muchos, que el consenso es un principio y un valor político en sí mismo. Y fundamentalmente por eso, por su voluntad de consenso, el Presidente Suárez será recordado en el futuro por los españoles.

Creo que todas las personas que, como yo mismo, ejercemos alguna responsabilidad política, podemos tomar como ejemplo muchas de las cualidades que adornaban a Adolfo Suárez, especialmente aquellos, que militamos en partidos políticos con vocación centrista. En ciertas materias, es sencillo definir los extremos y relativamente difícil hacerlo con los puntos equidistantes de ambos. Por eso, para describir de forma general cuales son los principios y valores que deben presidir el centro político, recurro a parafrasear al célebre filósofo y matemático Bertrand Russell y afirmo que un verdadero centrista, no se diferencia tanto por las cosas que hace, sino por la forma en que las hace.

Descanse en Paz Adolfo Suárez.

Artículo publicado en ‘Madrid Actual’ madridactual.es el 25 de marzo de 2014

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Mis fotos en Flickr

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: